lunes, 23 de mayo de 2016

Warhammer Total War



Bueno, hoy me voy a saltar una regla autoimpuesta y voy a abandonar en esta entrada la ciencia ficción, y es que estoy en tiempo de descuento a la espera de que me desbloqueen uno de los juegos que llevo esperando con un ansia viva (pero ansia, ansia), el warhammer total war. 

Y lo espero asi por dos grandes razones: la principal me declaro un fan acérrimo de toda la saga total war, los he jugado todos y cada uno durante un numero de horas que no quiero contar para mantener mi cordura mental... Y es que ya el shogun total war viejuno me sigue pareciendo uno de los mejores juegos de estrategia de todos los tiempos, rompió todos los moldes en su época aunque sorprendentemente la mayoría de mis amigos no lo han jugado (y no saben lo que se pierden), ni este ni ninguna otra entrega posterior.
La segunda, que aunque lo abandone hace muchos años, aun recuerdo con cariño mis días de infancia con el warhammer fantasy, cuando este juego no era un negocio que llegue a despreciar y en el que dedique muchas horas de mi infancia, y que conservo grandes recuerdos de memorables tardes con mis goblins, enanos, orcos, hombres lagartos de plastico (que consegui en mi niñez de segunda mano haciendo malabarismos y ganseando al dueño para que me rebajara el precio), junto a mis bolsas de soldados de plástico del todo a cien de esa época, alineados en una mezcla variopinta para representar cualquier ejercito que esa tarde se nos ocurriera probar, inventando nuestras historias y algunas veces mezclándolas con nuestras partidas de d&d.
Asi que aqui estoy, contando las horas que faltan, y sintiéndome tentado a gastar ya algunos dias de vacaciones, xD  Y aun tratando de decidir que ejercito probare primero, pues mi corazon se divide entre los enanos, los orcos y el caos a partes iguales... Supongo que no seré el único hoy mordiéndose las uñas mientras mira el relog y piensa, creo que mañana llegare al trabajo reventado y sin dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario