jueves, 28 de abril de 2016

Corto postapocaliptico: State Zero by Andrée Wallin




Un corto bien logrado,el plano volando sobre la ciudad abandonada es simplemente magnifico (mi parte favorita del corto, es sencillamente genial), mejor que muchos de las pelis de alto presupuesto de hollywood. La tensión que se masca los primeros minutos del corto está muy lograda. Los actores son correctos. Los monstruos estan logrados, aunque yo siempre preferiré un buen maquillaje a uno realizado por ordenador mál integrado en el plano.

Pero...  Hay tres defectos en el corto que han hecho que no lo coloque entre los mejores del género (los mejores a mi gusto, yo no soy el amo supremo de la verdad). El primero es que falta un poquito más de acción... Es una lástima que corten la imagen para pasar a otro personaje cada vez que lo acorralan. Un par de minutos más de metraje en este aspecto lo hubieran bordado. 
El segundo es la nave. Aunque es genial, no acaba de encajar en los fondos (lo cual estropea unas escenas por lo demás perfectas). En una película animada o un videojuego quedaría increíble, en los planos de este corto un helicóptero convencional hubiera dado resultados mejores. 

Estos dos primeros puedo ignorarlos pero el tercero y más importante son los trajes de los militares. El creador justifica en los comentarios que los vampiros no pueden ver esos colores chillones... Bien, no lo explicas en el corto porque no te da tiempo, en tu mundo el camuflaje mimético no da resultado, y los colores fosforitos sirven para que los soldados se vean entre ellos. Bien también. Si fueran molones como los de Tron no me fijaría más, pero en mi humilde opinión son feos a rabiar, tío. Si quieres que tus soldados no se disparen entre ellos en este universo de ciencia ficción dales armas inteligentes, hologafas o entrénalos mejor (el fuego amigo no es tan común), pero por favor, cambia esos trajes naranjas horribles. Un consejo, el negro urbano jamás pasara de moda y el mimético sirve como nada para reconocer como militares a unos tipos en un corto de quince minutos.